Publicación
Colombia Compra Eficiente desde el apoyo del BID

Buscar

Encuentra en la base de datos de RICG información organizada por temáticas, países y tipo.

Ver buscardor avanzado
Tomás Campero 
Especialista Líder –BID‐

Ciudadano chileno. Se desempeña como especialista líder de Adquisiciones del Banco Interamericano de Desarrollo, en Washington DC, asignado a las iniciativas de la entidad para las Tecnologías de la Información, Fortalecimiento y Uso de los Sistemas de Adquisiciones de América Latina y el Caribe.

De 2002 a 2008 fue Director de Compras y Contratación Pública del Gobierno de Chile, a cargo de la implementación de la Reforma al Mercado de las Compras Públicas y la introducción de diversas plataformas de comercio y gobierno electrónico, entre ellas ChileCompra, MercadoPúblico, ChileProveedores y ChileCompra Express. Anteriormente, ejerció diversas funciones en los Ministerios Secretaría General de la Presidencia y Ministerio de Hacienda de Chile, en áreas de modernización del Estado y los tratados de libre comercio.

Ingeniero Comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile, realizó una maestría en Mercados Globales en la Universidad Católica de Milán.

Colombia es uno 

uno de los buenos ejemplos de progreso en 

Contratación Pública, con una muy destacada normativa, nuevas modalidades de compras, sistemas electrónicos, profesionales de buen nivel, entre otras fortalezas. Sin embargo, hasta noviembre de este año tenía una importante debilidad: carecía de una agencia especializada de compras públicas, que le permitiera contar con una mayor capacidad de gestión para lograr un mejor impacto con sus políticas. Esta situación puede cambiar con la reciente creación de la Agencia Nacional de Contratación Pública “Colombia Compra Eficiente”.

La institucionalidad anterior estaba constituida principalmente por la Comisión 

Intersectorial de Contratación Pública, CINCO, que agrupaba a las entidades con responsabilidades claves en el diseño de las políticas en esta área: la Dirección Nacional de Planeamiento, el Ministerio de Hacienda y la propia Presidencia de la República. No obstante CINCO tuvo logros importantes en el diseño e implementación de las reformas, al no ser una entidad con mayores facultades y capacidad de ejecución, enfrentó importantes limitaciones: dificultad para articular políticas y 

supervisar a las entidades contratantes, falta de estructura y capacidades para implementar herramientas fundamentales como el sistema electrónico de compras o el sistema de convenios marco.

Este caso nos permitió conocer lecciones importantes de no tener una fuerte

 institucionalidad en compras públicas: dispersión normativa, duplicación de funciones, perdidas de oportunidades de agregación de demanda, entre otros. En síntesis, no basta una buena arquitectura de un sistema de compras si no tenemos luego una conducción con capacidades y facultades para su gestión: una gerencia de compras de todo el Estado.

Para la 

creación de Colombia Compra, el gobierno enfrentó el mismo dilema que muchos otros gobiernos, relativo a la decisión de que funciones, recursos y facultades debía destinar a esta institución. Crear una entidad de perfil supervisor, con

 amplias facultades de control para intervenir los procesos de compra y asegurar el cumplimiento de las normas; o bien, una entidad de perfil gestor, con facultades y capacidades para entregar servicios y herramientas, pero sin intervenir en los procesos de compras.

¿Cómo elegir que enfoque de agencia de compras queremos seguir? 

Seguramente dependerá de los problemas a resolver ‐los requerimientos de los usuarios‐ y de las prioridades políticas. En ambientes con alta corrupción y prioridad en la transparencia, probablemente la opción será instalar una agencia de compras con un fuerte perfil supervisor. En cambio, en contextos de media o baja corrupción y prioridad en la eficiencia, una agencia con perfil gestor pudiera ser una buena opción.

En uno u otro perfil a elegir de agencia de compras, una opción importante a ejercer en su constitución es la flexibilidad en sus funciones. La razón es simple: la contratación pública es cambiante. Los entornos de 

transparencia y eficiencia cambian periódicamente, por lo tanto es importante que la agencia tenga la posibilidad de adaptarse a los nuevos retos y prioridades políticas.

En este caso, para resolver el dilema, Colombia tuvo la ventaja de conocer el desarrollo de otras experiencias previas. Importante recalcar la 

ayuda prestada por la OEA y la RICG a través del intercambio que organizaron con otros países para estos efectos. Igualmente, el BID también dispuso de fondos para la contratación de expertos que asistieron a DNP en las labores de creación de la agencia. La combinación elegida por Colombia para iniciar su agencia especializada de compras públicas es una de las mejoras que hemos visto. Incluye capacidad gestora y de supervisión. Muy buen trabajo producto de un excelente equipo, complementado con la cooperación internacional.

Buena suerte a Colombia Compra Eficiente!